Cada género de renta cuenta con sus peligros, rendimientos y plazos. Decidir qué productos encajan en su perfil depende de su conocimiento del mercado, de sus metas, de su situación financiera actual, y de lo mucho que está presto a correr peligros.

Renta variable y renta fija: cuáles son sus diferencias

Esencialmente, los productos financieros en los que puedes invertir se dividen en 2 tipos-y los peligros cambian entre ellos. A continuación, presentamos tanto las características de la renta fija como de la renta variable:

Renta fija:

En la renta fija fijo, el inversor tiene más claridad de cuanto dinero ganará. Tesoro, los CDBs, entre otros muchos, son ciertos más conocidos.

Las inversiones en renta fija pueden ser de 2 tipos:

Prefijados – o sea, en los que se puede saber cuál va a ser el retorno al final de la aplicación, por servirnos de un ejemplo, el 5 por ciento anual.

Fijos – cuando el desempeño se vincula a otro índice de la economía. Por servirnos de un ejemplo, un desempeño del cien por ciento del CDI (un tipo común usado por los bancos). En un caso así, el inversor sabe que su dinero va a rendir conforme algo concreto-mas no sabe precisamente cuánto por el hecho de que ese indicador tiene sus fluctuaciones.

Rente variable:

Como afirma el propio nombre, las inversiones de renta variable tienen tasas de desempeño que cambian conforme el tiempo. Esto es, la rentabilidad cambia todo el tiempo, lo que quiere decir que los peligros son mayores. Acá, el retorno es mayor, mas la posibilidad de perder asimismo es grande. La bolsa de valores es el primordial activo de renta variable del mercado.

¿De qué manera elegir: renta fija o bien renta variable?

A primer aspecto, el alquiler variable puede parecer más provechoso que el alquiler fijo, puesto que ofrece mejores posibilidades de ganancia. No obstante, hay que tener precaución con esa idea.

En el mercado financiero, el desempeño de un activo es proporcional a su peligro. Esto es, cuanto mayor sea el retorno posible, mayor es el peligro.

Son conocidas las historias de inversores que se transformaron en millonarios invirtiendo en acciones. Mas eso no vino sin un riesgo: de igual modo, hay inversores que lo han perdido todo de un día para otro apostando en la bolsa de valores.

La bolsa de valores es un caso de mercado exageradamente volátil. La inversión en acciones implica sangre fría y conocimiento para lidiar con las oscilaciones.

Por otro lado, el alquiler fijo ofrece ingresos incesantes y estables, lo que da más calma al inversor, especialmente cuando se piensa en un largo plazo.

Con lo que si vas a comenzar a invertir ahora, la recomendación es dar preferencia a las inversiones de Renta Fija.

Con ellos, puedes crear una reserva de urgencia y no corres tantos peligros aparte de poder retirar la cantidad cuando la precises.

Cuando esa reserva ya exista, puedes comenzar a meditar en invertir en otros productos menos seguros y con rendimientos más interesantes.